Bienvenidos a Marruecos

publicado a la‎(s)‎ 18 feb. 2014 3:51 por Marta Caicoya Díaz

Esta vez el paquete que nos llegó de Leti y Gaspard era muy grande. Era la primera vez que nos enviaban cosas desde África y queríamos ver y probarlas todas. Así que pensamos que lo mejor sería organizar una fiesta dedicada a Marruecos y tener una mañana para descubrir el país que nuestros amigos acababan de recorrer en bicicleta.

Marruecos en Colegio Andolina


Decidimos que sería el jueves 13 de febrero y, aunque fuera hiciese frío, convertimos el gimnasio en una jaima llena de música y de colores: primero los de nuestros vestidos, pues muchos nos pusimos ropa marroquí; luego con la mesa de especias que algunos nos atrevimos a probar; también teníamos un cómodo rincón del té con cojines y cortinas y había té de limón y otro de canela y uno también de fresa; riquísimos.


Marruecos en Colegio Andolina

En una mesa, dos mamás (Ainhoa y Diana) habían instalado el taller de los tatuajes de henna que estaba abarrotado. Todos queríamos ponernos uno. Las plantillas que nos habían mandado eran chulísimas, pero la henna… alguien dijo que era como caca de lagarto. Aun así la mayoría nos fuimos a casa con el tatuaje en el brazo que hoy ¡todavía dura!


Marruecos en Colegio Andolina

En otro lado, estaba Íñigo, nuestro cocinero preferido. Leti y Gaspard nos habían mandado un pdf con la receta del Couscous marroquí y le echamos una mano para prepararlo tal y como lo hace Soumia, la chica que había escrito la receta. Partimos en trozos la coliflor, la calabaza, el calabacín… y luego, en la cocina, Íñigo nos enseñó el secreto del couscous. A eso de la una lo servimos calentito ¡qué bueno estaba!


Marruecos en Colegio Andolina


Está guay eso de hacer un día dedicado a un país: escuchar su música, beber y comer como ellos, conocer cómo visten, cómo se ponen guapos…

Mola.

Comments